LUNES SANTO

El hedor del pecado

 

se quita con la

 

fragancia de Cristo

   

Padre Wilberth