MENSAJE DE CUARESMA

MENSAJE DE CUARESMA

 

A LOS SACERDOTES, RELIGIOSAS Y FIELES DE NUESTRA DIÓCESIS

  

Queridos hermanos y hermanas:

 

El Papa Francisco nos alienta a vivir la Cuaresma con un mensaje para profundizar en su sentido: ”Deseo ayudar a toda la Iglesia a vivir con gozo y con verdad este tiempo de gracia”. Dios nos ofrece cada año la Cuaresma, «signo sacramental de nuestra conversión», que anuncia y realiza la posibilidad de volver al Señor con todo el corazón y con toda la vida”.

  

1. Existen 2 tipos de falsos profetas: los encantadores de serpientes y los charlatanes.

 

a) Los encantadores de serpientes: son los que se aprovechan de las emociones humanas para esclavizarnos a través de ellas. Nos engañan haciéndonos confundir el placer momentáneo con la felicidad que anhelamos.

 

b) Los charlatanes: ofrecen soluciones sencillas e inmediatas a los problemas difíciles. Soluciones que resultan ser inútiles finalmente: la droga, el alcohol, relaciones de “usar y tirar”. Son unos estafadores, porque no sólo nos engañan al ser medidas ineficaces, sino que nos roban lo más valioso que tenemos: nuestra dignidad, nuestra libertad y nuestra capacidad de amar.

 

El demonio ”presenta el mal como bien y lo falso como verdadero, para confundir el corazón del hombre”. Por eso el Santo Padre nos anima a preguntarnos en el fondo de nuestro corazón qué cosas son las que nos dejan una huella profunda y llena de felicidad. Esas cosas son las que vienen de Dios y no del padre de la mentira.

  

2. Que no se enfríe nuestro corazón.

”Lo que apaga la caridad es ante todo la avidez por el dinero”. Cuando esto sucede, los primeros contra los que cargamos son los más débiles, a los que consideramos una amenaza contra nuestros intereses: los enfermos, los ancianos, los extranjeros, el niño no nacido, etc. Después también cargamos contra el planeta, contra la creación. Y por último, se enfría el amor en nuestras comunidades. Las manifestaciones de este enfriamiento de la caridad son: ”la acedia egoísta, el pesimismo estéril, la tentación de aislarse y de entablar continuas guerras fratricidas, la mentalidad mundana que induce a ocuparse sólo de lo aparente, disminuyendo de este modo el entusiasmo misionero.

  

3. Remedios: la oración, la limosna y el ayuno.

 

Dediquemos más tiempo a la oración durante esta Cuaresma. El hábito de rezar hace que nuestro corazón descubra las mentiras, a veces ocultas, con las que nos engañamos a nosotros mismos. Y así podamos buscar y poner en el centro de Él a Jesús. Y junto a la oración, la limosna. Su ejercicio ”nos libera de la avidez y nos ayuda a descubrir que el otro es mi hermano: nunca lo que tengo es sólo mío”. ”Cuánto desearía que la limosna se convirtiera para todos en un auténtico estilo de vida”. ”Cada limosna es una ocasión para participar en la Providencia de Dios hacia sus hijos”.

 

Y por último, el ayuno. ”Nos despierta, nos hace estar más atentos a Dios y al prójimo, inflama nuestra voluntad de obedecer a Dios, que es el único que sacia nuestra hambre”. Mediante el ayuno experimentamos qué se siente al pasar necesidad. Nos hace más sensibles ante las carencias y sufrimientos de los demás. El ayuno nos ayuda a no volver la cara y hacer lo que esté en nuestra mano para aliviarlo.

  

4. El fuego de la Pascua.

 

En muchos corazones a veces da la impresión de que la caridad se ha apagado, en el corazón de Dios no se apaga. Él siempre nos da una nueva oportunidad para que podamos empezar a amar de nuevo”.

 

En la noche de Pascua reviviremos el sugestivo rito de encender el cirio pascual: la luz que proviene del <<fuego nuevo>> poco a poco disipará la oscuridad e iluminará la asamblea litúrgica.

 

”Que la luz de Cristo, resucitado y glorioso, disipe las tinieblas de nuestro corazón y de nuestro espíritu”, para que todos podamos vivir la misma experiencia de los discípulos de Emaús: después de escuchar la Palabra del Señor y de alimentarnos con el Pan Eucarístico, nuestro corazón volverá a arder de fe, esperanza y caridad”.

 

En el Obispado de Piedras Negras, a 12 días del mes de Febrero del año del Señor 2018.

 

OMNIA IN CARITATE

 

† Alonso G. Garza Treviño

 

Primer Obispo de Piedras Negras

 

Pbro. Arturo Valadez Pizarro

 

Canciller – Secretario